Libro "Bichos Argentinos"

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Libro "Bichos Argentinos"

Mensaje por Ridick el Lun Nov 10, 2014 2:50 pm

Editado por Colihue, este nuevo título de Cinti –autor entre otros libros de Guía Visual Parques Nacionales de la Argentina y de numerosas notas sobre el tema ambiental- señala el desconocimiento de esta fauna por parte del ciudadano y da como ejemplo el ciervo de los pantanos: "uno de los más elegantes del mundo y el más grande de Sudamérica; que habita a 40 kilómetros del Obelisco, en el Delta Inferior y afronta la extinción sin que el porteño se haya enterado de su existencia".

Aclara que el hombre de campo tiene una estrecha relación con los animales silvestres, aunque suele estar contaminada por intereses y supersticiones: "Hace falta –agrega- que nuestra fauna entre a la escuela. Todavía, como se quejaba Jauretche, sabemos más del ornitorrinco y el baobab, que de nuestra naturaleza".

Bichos argentinos antepone una voz de alarma al acto depredador que lleva a la destrucción del ambiente silvestre por sobreexplotación, contaminación, caza furtiva, "desmanejo ganadero", quemas, expansión de cultivos agravado por el arrasador impulso del "boom" sojero, degradación de los hábitats naturales por crecimiento urbano, etcétera.

¿Qué medidas efectivas se tomaron o podrían tomarse para detener este daño a nuestra fauna?
Los animales silvestres dependen de la conservación de muestras cabalmente representativas de todas las eco-regiones que hospeda la Argentina. En tal sentido, la Administración de Parques Nacionales ha realizado un gran esfuerzo durante la última década. También algunas provincias y ONGs conservacionistas, pero no basta.

Hay que incrementar las áreas naturales protegidas y ponerle coto a la destrucción ambiental fuera de ellas. Por ejemplo, promoviendo la actividad ecoturística y el aprovechamiento sustentable de algunas especies silvestres, como el 'rancheo' de yacarés y la esquila en vivo de vicuñas. Y cumpliendo con los dictados de la Ley de Bosques.

¿Cómo fue el proceso de seleccionar una fauna tan nutrida: 392 mamíferos, 986 aves, 297 reptiles, 171 anfibios y 710 peces?
En Bichos Argentinos figuran más de 80 especies, entre "estrellas" y actores de reparto. Detrás de todas hay historias fascinantes que contar. Cómo resistirse a la fiera que llenó de terror a los conquistadores y cada tanto devoraba la luna (el jaguar), a bestezuelas blindadas como caballero medieval (los armadillos) o al tímido y desgarbado representante del lobizón por estas latitudes (el aguará guazú).

Algunos de estos animales, como el tiburón y el murciélago, cargan según tu libro con una mirada 'satanizadora'…
Apenas 12 de las 375 especies de tiburón conocidas representan algún riesgo para el hombre; con ataques limitados a mordiscos sin consecuencias. Pero la criatura del film de Spielberg dejó una marca tan negativa en el imaginario colectivo, que la irracional matanza de tiburones sólo parece escandalizar a ictiólogos y conservacionistas.

La mala fama del vampiro viene de lejos. En 1762 Bufón otorgó a este murciélago "hematófago" (especie que se nutre con sangre), exclusivo de América, el nombre de un terrorífico espectro de la mitología eslava que en la noche abandona su tumba en procura de sangre humana. Bram Stoker, autor de Drácula, reforzó la asociación a fines del siglo XIX. Y el cine terminó por globalizarla. Desde entonces la especie sufre una persecución desproporcionada respecto de los perjuicios que provoca.

¿Qué hace que el coipo sea un protagonista especial del libro?
-Lo incluyo, irónicamente, entre los orgullos argentinos. Es que este roedor, mal llamado "nutria", conquistó medio planeta a fuerza de adaptabilidad y una prodigiosa fecundidad. Fue importado por 30 países–incluyendo Estados Unidos, Rusia y China–, debido a su valor peletero, pero se convirtió en una de las especies invasoras más perjudiciales. Acá, es el recurso faunístico de mayor importancia socioeconómica.

Aparte del papel en la cadena de vida, los animales prestan valiosos "servicios" al hombre, por ejemplo el tiburón.

Sí, los tiburones son aprovechados para hamburguesas, alimento balanceado, fertilizantes, medicinas, aceites para cosméticos e incluso córneas para trasplantes. La sobrepesca los está exterminando, en muchos casos sólo para cortarles las aletas. Otro ejemplo es el armadillo de nueve bandas; a partir de que se descubrió que podía contraer lepra -enfermedad que padecen en el mundo casi 12 millones de personas- se ensaya con ellos en laboratorios buscando una cura del mal.

Destaca en el libro el cruce entre leyenda y dato científico –Buffon, Humboldt, Francisco Javier Muñiz, los cronistas de Indias- todo aderezado con un lenguaje que apela a la ironía…
Mi intención fue contribuir, desde esa perspectiva plural, a que los argentinos conozcan y valoren su fauna, condición fundamental para que la protejan. Pero no resigné una pretensión íntima: deparar al lector algo del goce que me proporcionaron las descripciones sobre nuestra naturaleza de D'Orbigny, Hudson, Darwin, Musters, Sarmiento, Moreno y, más acá en el tiempo, Gerald Durrell o Raúl Carman. De ahí el humor, los juegos de palabras, las citas históricas, las anécdotas, las remisiones literarias y cinematográficas que condimentan el libro.
avatar
Ridick



Masculino Mensajes : 514
Fecha de inscripción : 09/06/2014
Edad : 31
Localización : Habana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.